jueves, 16 de julio de 2009





Ocurre que las huellas se vuelven dactilares
y asoman en arrugas los rastros necios de la espera.

¿Las manos en los bolsillos?

Creí que Nacer no llevaba pantalones.

1 comentario: